Home » Economía » ¿Cuáles son las deudas buenas y las malas?
deudas

¿Cuáles son las deudas buenas y las malas?

Seguramente ya habrá oído hablar de las deudas, tal vez mucho más de lo que quisiera. Lo que tal vez no sabía es que las deudas también pueden ser buenas. “¿Qué? ¿Deuda buena? ¿Esto existe?”

Vamos por partes. Primero voy a explicar lo que es deuda mala o la famosa deuda absurda. El nombre lo dice todo. Te lo ilustraré así: ¿Recuerdas ese vestido o incluso aquel viaje de la cual no tenías idea de cómo ibas a pagar la primera letra o parcela? Aquí está un buen ejemplo de una deuda absurda, una mala deuda.

La deuda mala es la que hace sin pensar en las consecuencias. Además de sacar dinero de su bolsillo, generalmente crece como una bola de nieve, impulsada por intereses altísimos. Si de cara pensó en la tarjeta de crédito, tiene sentido. No es necesario decir que eso no es una deuda buena, ¿verdad? Es la sensación de que ese gasto no ha servido de nada y aún peor le ha quitado la paz en sus sueños.

La pregunta que no quiere callar

¿De dónde vienen las deudas? Siempre que atiendo a un cliente nuevo, pregunto si tiene alguna deuda. Después de algunas miradas constreñidas, la persona responde que sí y completa: “no sé cómo sucedió eso”. En general, en apenas cinco minutos ya es posible identificar las malas deudas de las deudas buenas. Pues las deudas no caen solas en el regazo de nadie, prontamente respondo que si existe una es porque en algún momento alguien hizo una elección errada pautada en las emociones.

Si la deuda es mala, ¿por qué las hacemos?

Aprenda de una vez por todas, hace deudas malas porque sus convicciones están equivocadas. En la gran mayoría de las veces, compramos por placer y no por necesidad. Nuestro cerebro funciona sobre la base de este principio: “sienta placer, evite el dolor”. Aplazar la compra de algo que tanto queremos puede ser, sí, un tremendo dolor. Ahora entiende por qué nos precipitamos y compramos algo que no deberíamos en ese momento? Pero existe una salida: defina claramente lo que es sufrimiento y lo que es placer. Y tenga esto en mente a la hora de hacer una compra.

Cuando decide esperar a comprar algo, ya que el momento actual no es el más adecuado, su mente empieza a entender mejor esta dinámica. El secreto es: siempre que quiera comprarse algo caro, dese un plazo para juntar el valor íntegro y, después de ese tiempo, comprarlo al contado.

Consolidar-Deudas

¿Y la tal deuda buena?

Una deuda buena, también conocida como deuda inteligente es aquella que se hace con una planificación muy (un montón!) estructurada. Un buen ejemplo de deuda buena es cuando va a montar un negocio y necesita capital. Toma el dinero prestado pero sabe exactamente cuánto necesita facturar para cubrir ese préstamo. No estoy hablando de una aventura en el mundo del emprendedorismo, sino de un proyecto con procesos que funcionen.

La deuda buena permite apalancar un negocio cuyo retorno paga los intereses cobrados en el préstamo

¿Lo encontró complicado? Piense en el pequeño emprendedor que necesita tomar dinero prestado para aumentar su capital de giro y, después de ese préstamo, logra un aumento significativo en los beneficios e ingresos. De esta forma, él puede pagar la deuda y aún tiene un retorno financiero estable. Llamemos a esta operación, apalancamiento. Este es un excelente ejemplo de deuda buena. Pero repito: tenga una planificación estructurada, incluso con un plan B.

Por lo tanto, podemos concluir que las deudas contraídas para generar dinero o incluso para aumentar su patrimonio neto son deudas buenas. Si este no es el caso, entonces es una mala deuda.

Un consejo muy importante es prestar mucha atención en los intereses que va a pagar: que necesitan ser más pequeños que su retorno financiero. Y nunca, nunca arriesgar tomando un préstamo para poner una idea en acción si antes no ha planeado o ha valido esa idea. Una buena deuda puede también convertirse en una pesadilla.

Y para cerrar este artículo con una consejo de oro: huir radicalmente de la morosidad y planear bien cuando necesita hacer una buena deuda. Definir lo que realmente necesita en cada momento de su vida puede hacer que ahorre un buen dinero y evitar mucho dolor de cabeza.

Seguramente ya habrá oído hablar de las deudas, tal vez mucho más de lo que quisiera. Lo que tal vez no sabía es que las deudas también pueden ser buenas. “¿Qué? ¿Deuda buena? ¿Esto existe?" Vamos por partes. Primero voy a explicar lo que es deuda mala o la famosa deuda absurda. El nombre lo dice todo. Te lo ilustraré así: ¿Recuerdas ese vestido o incluso aquel viaje de la cual no tenías idea de cómo ibas a pagar la primera letra o parcela? Aquí está un buen ejemplo de una deuda absurda, una mala deuda. La deuda mala es…

Valoración

Valoraciónes : 4.7 ( 1 votos)

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*

x

No te pierdas

emociones negocios

Cómo utilizar la inteligencia emocional a favor de sus finanzas

En este post en particular, hablaremos más sobre la importancia de la inteligencia emocional para ...